Escritos en la arena

Presos

Es sorprendente mirarnos a los ojos

liarnos a la despedida

con esa otra forma que más afecta,

esa presencia constante

de no separarnos,

pero de nunca juntar las almas.

A veces el hambre del cuerpo

nos une, nos arrima al fuego,

a la carne, pero saciamos la soledad

de mas soledad.

La muerte nos adopta en su cáncer sutil

ese vientre que nos viste de cadáveres

de sombras,

 advirtiendo la crueldad del tiempo

y la esperanza de no soñar más.

 

 

Anhelo

Que no quede ni el dolor

ni la angustia de la ausencia 

ni aromas, sonidos o 

el  maullido de un pequeño eco

diciendo adiós.

Que el reloj no le importe este tiempo 

y renuncie a su constante realidad 

que seas solo y sólo en la nada 

que es el ahora que divierte 

el no sé qué, de ese algo que ignoras 

(porque de allí  estarías vivo)

pero no es así… 

De que se trata este impulso de quietud?

suspendido en la carne sin voluntad

el frío de huesos sin alma, 

añorando el recuerdo 

que despojó la amnesia, 

hundido en el olvido  

sin la muerte como ayuda 

y la vida como infierno.  

 

 

A Destiempo

El turno del amor 

nos llegó  tarde

amor

ahora solos y nunca solos

amor 

del turno  sin turno 

a distancia y realidad,

quizá esta hora no concuerde 

en el tiempo y su verdad. 

Aún los dados están en el aire

en el cortejo de la expectativa

no te preocupes amor, no es amor

no andes desnuda por ahí 

delirando los silencios de hueso 

a la intemperie del mundo

y sus crueldades de amor sin amor

es tarde aunque puede ser temprano 

amor de amor, para el amor mismo 

ausente de amor y preciso del mismo 

amor….

y el verso se cae

y lastima el silencio 

y estás ahí en palabra 

vestida de cuerpo 

inundando el espacio de mis sueños 

con el sueño de vestirte de mi 

inmersos de hueso y agua 

despojándonos de todo 

hasta de las verdades 

y su fiel mentira

 

 

Coincidencia

“Y  la mitad de la calle 

fue el lugar exacto para nuestra desnudez

inmersos uno del otro

nos anduvimos las muertes,

los sueños

la  ausencia, la sangre…

Algo nos ronda todavía

después de esa vida 

quizás el hecho de haber nacido otra vez 

o por el contrario

el no haber vuelto  a nacer jamás”

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s