Una carta de Rene Magritte

23 de Mayo de 1966

Estimado amigo:

Espero que le complazca considerar estas pocas meditaciones a propósito de la lectura que hago de su libro Las palabras y las cosas
Las palabras ‘semejanza’ y ‘similitud’ le permiten sugerir con vigor la presencia absolutamente extraña del mundo y de nosotros mismos. Sin embargo, creo que estas dos palabras apenas están diferenciadas y los diccionarios apenas ilustran lo que las distingue.
Me parece que, por ejemplo, los guisantes entre sí tienen relaciones de similitud, a la vez visibles (su color, su forma, su dimensión) e invisibles (su naturaleza, su sabor, su peso). Lo mismo ocurre con lo falso y lo auténtico, etc. Las «cosas» no tienen entre sí semejanzas; tienen o no similitudes.
Ser semejante no pertenece más que al pensamiento. Se asemeja en tanto que ve, oye o conoce; se convierte en lo que el mundo le ofrece.
Es invisible, del mismo modo que el placer o la pena. Pero la pintura introduce una dificultad: existe el pensamiento que ve y que puede ser descrito visiblemente. Las Meninas son la imagen visible del pensamiento invisible de Velázquez. ¿Sería, por tanto, lo invisible a veces visible? A condición de que el pensamiento esté constituido exclusivamente de figuras visibles.
A este respecto, resulta evidente que una imagen pintada que es intangible por naturaleza no oculta nada, mientras que lo visible tangible oculta indefectiblemente otro visible, si creemos en nuestra experiencia.
Desde hace algún tiempo se ha concedido una curiosa primacía a «lo invisible» debido a una literatura confusa, cuyo interés desaparece si tenemos en cuenta que lo visible puede ser ocultado, pero que lo que es invisible no oculta nada: puede ser conocido o ignorado, nada más. No hay por qué conceder más importancia a lo invisible que a lo visible, y a la inversa.
Lo que no «carece» de importancia es el misterio evocado de hecho por lo visible y lo invisible, y que puede ser evocado en teoría por el pensamiento que une las «cosas» en el orden que evoca el misterio.
Me permito proponer a su atención las reproducciones de los cuadros adjuntos, que he pintado sin preocuparme por una búsqueda original de pintar. Cordialmente,

 

pintores-surrealistas-rene-magritte-L-H1K5Fa

 

 

pipe
Pipe – Magritte – 1927
the-treachery-of-images-this-is-not-a-pipe-1948(2)
La traición de las imágenes -Ceci n’est pas une pipe – Magritte 1948

Texto completo de Michel Foucault: Esto no es una pipa ensayo sobre Magritte – editorial Anagrama – 1973

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s