FLOTAMOS HACIA LA ERA AEROCENO: LOS FUTUROS AÉREOS DE TOMÁS SARACENO

• Aeroceno, una nueva era, una comunidad activa y un movimiento propuesto por el artista berlinés nacido en Argentina Tomás Saraceno, imagina un mundo libre de carbono, extractivismo, capitalismo y patriarcado. Promovido por una comunidad artística interdisciplinaria, lleva a cabo experimentos de percepción ambiental y de percepción atmosférica, imaginando nuevas infraestructuras de movilidad planetaria y ética. El curador Iaroslav Volovod habló con Saraceno sobre esta nueva era de sintonía planetaria y su próxima instalación encargada por el Garage Museum of Contemporary Art.

Tomás Saraceno, tryout for Moving Atmospheres, Garage Atrium Commission, on view September 11, 2020 – February 14, 2021.

Photography by Studio Tomás Saraceno, 2020. Courtesy of the artist; Andersen’s, Copenhagen; Ruth Benzacar, Buenos Aires; Tanya Bonakdar Gallery, New York / Los Angeles; Pinksummer Contemporary Art, Genoa; and Esther Schipper, Berlin

Una esfera parcialmente reflejada suspendida en el aire, Moving Atmospheres es el producto de la investigación de larga data de Saraceno sobre el movimiento más ligero que el aire y los modos utópicos de coexistencia. La obra se dará a conocer en septiembre en el atrio del Garage Museum de Moscú.

Moving Atmospheres resuena con los conceptos más atrevidos de la vanguardia rusa, que sugería que personas, edificios e incluso ciudades enteras deberían volar por el aire. Basándose en conceptos como estos para no abandonar la tierra, sino para sintonizarnos mejor con lo que flota en el aire con nosotros, desde CO2, material particulado y virus hasta partículas de polvo cósmico y terrestre, Saraceno nos acerca un paso más hacia esta nueva era, trabajando por primera vez con un material que posiciona la escultura como un prototipo funcional de un globo que es capaz de flotar alrededor del mundo, alimentado solo por el aire que respiramos y el calor del sol.

Iaroslav Volovod: Uno de sus primeros trabajos es un conjunto de instrucciones para hacer un globo solar geodésico llamado 59 pasos para estar en el aire con energía solar / Do it Yourself (2003). El uso de instrucciones como método de creación de obras de arte se menciona a menudo en relación con el conceptualismo. ¿Te consideras un artista conceptual? ¿O tal vez eres un inventor (una patente para un mecanismo puede, por supuesto, verse como una obra de arte conceptual basada en texto)?

Tomás Saraceno: No me gusta cerrar puertas. Soy lo que soy hasta que no soy. Me encanta cómo pueden cambiar las cosas, y quién sabe lo que seré dentro de 10.000 años. Tal vez estemos atrapados, viajando en algunos hilos de una araña en globo … enredados en las transmisiones de sonido de Laurie Anderson que llegan a través de nuestros codos, servidas como receta por Rirkrit [Tiravanija], un rayo de luz de Olafur [Eliasson], cruzando la tierra con Jol [Thomson] como un neutrino …

Pero sí, parte de mi existencia, cuando no estoy durmiendo o meditando, porque entonces estoy en otra dimensión conceptual de la realidad, es práctica. Tiendo a ser práctico dentro del mundo del arte, práctico en mi mundo del arte, donde mis espectadores son arañas y telas de araña, el polvo danzante, las corrientes de viento… los universos paralelos. Me emociono cuando me definen como artista conceptual, porque en ese momento hay que preguntarse: ¿Quiénes son “ellos”? ¿Alguna vez conociste a un crítico de arañas? Cuando una araña local aparece en mi exposición, me emociono, y si anida en mi mundo o se reproduce en él, ¡aún mejor! Hay un mundo real allí, por eso mi trabajo no puede permanecer solo en concepto.

Una gran parte del espíritu de mi práctica es lo que ahora llamo un espíritu de “Hacerlo Juntos” o DIT, el conjunto que incluye un poco de una familia extraña, con humanos, no humanos, más que humanos. … Esto es, por supuesto, un juego con el concepto de bricolaje, o “Hágalo usted mismo”, que se centra en la capacidad del individuo para crear cosas a veces, con suerte al margen de las estructuras de capital formalizadas y jerarquizadas. . Para mí, entonces, DIT se centra en la capacidad del colectivo para hacerlo. Las arañas tejen conmigo sus obras y sus mundos, al igual que los humanos de todo el mundo pueden flotar con las corrientes de viento utilizando la aplicación Aerocene, una especie de incursión digital en 59 pasos para estar en el aire.

Así que parte de mi práctica es material y tiene resoluciones tan prácticas. Y en este punto, debería preguntarse: ¿Para quién? ¿Por el mundo de quién? Todos tenemos multitudes. Para mí, es ese mundo de corrientes de viento, el sol, arañas, telarañas y polvo terrestre y cósmico. Así que no solo pregunto qué sería flotar sin combustibles fósiles, sino que lo hago. Y lo hago junto con colegas, amigos, activistas, estudiantes, científicos y aquellos cuyo sustento puede estar en riesgo debido a las elecciones de empresas multinacionales cuyo trabajo o productos explotan la tierra y el clima, aquellos que viven bajo la amenaza de no pudiendo continuar su viaje en este planeta.

Más recientemente, los miembros de la comunidad Aerocene aprendieron de las comunidades locales de Salinas Grandes, Argentina, cuya casa ha sido invadida por compañías mineras de litio que buscan capitalizar la llamada “revolución verde” marcada por los autos eléctricos. Esta “revolución” es menos una revuelta que un cambio de marca, manteniendo la extracción de la Tierra y la explotación de la vida indígena que ha definido nuestras economías y nos ha llevado a este estado de crisis climática.

Estos son los miembros de la comunidad que componen Aeroceno, y estas son las luchas mutuas que estamos trabajando juntos para cambiar. Uniéndonos a la protesta contra estos procesos de extracción destructivos, el logro más reciente en el mundo real fue en mi país de origen, Argentina, el 28 de enero de 2020. Este proyecto, titulado Fly with Aerocene Pacha, marcó el primer vuelo libre humano impulsado por el sol. , estableciendo seis récords mundiales de altitud, distancia y duración en las categorías Femenina y General. Fly with Aerocene Pacha se solidarizó con las 33 comunidades indígenas de Salinas Grandes, Jujuy, sobrevolando esta tierra con el lema de estas comunidades: “El agua y la vida valen más que el litio”.

Fly with Aerocene Pacha, rising up with the message written in collaboration with the indigenous communities of Salinas Grandes, Jujuy, Argentina, “Water and Life are Worth More than Lithium,” January 21-28, 2020

IV: Ha seguido experimentando con el vuelo sin fósiles durante más de 15 años. ¿Fueron 59 pasos el punto en el que se puso en marcha la visión del Aerocene y cómo evolucionó a lo largo de los años?

TS: En 2006, poco después del Museo Aero Solar, hice un proyecto en Isola Art Center en Milán con Alberto Pesavento y el barrio que rodea la institución. Ese proyecto, Museo Aero Solar, se ha convertido en un movimiento que aún continúa hoy, viajando a más de 30 países en los cinco continentes. Museo está construido con bolsas de plástico, basura que de otro modo se enviaría al vertedero y tardaría miles de años en descomponerse o ser arrastrada al océano, contaminando el agua y la vida marina. En cambio, las bolsas se limpian y manipulan con cuidado antes de remendarlas y cubrirlas con historias, dibujos y registros de las amistades formadas durante la construcción del Museo. Una comunidad de amigos comenzó a cortarlos, pegarlos y unirlos, creando lienzos sobre los que luego dibujaban y escribían, creando una colección de historias personales. Juntas, estas bolsas forman un gran espacio cavernoso: el primer museo volador del mundo, levantado por el calor del sol. Este proyecto se convirtió en una de las primeras iteraciones de Aerocene antes de que se nombrara el movimiento, apuntando hacia una nueva forma de habitar la tierra: energía solar, aerotransportada, mantenida e impulsada por las intensidades de la relación sol-Tierra-aire.

A partir de ahí, ayudé a fundar Aerocene en 2015. La Fundación Aerocene es una organización sin fines de lucro dedicada a la construcción de comunidades, la investigación científica, la experiencia artística y la educación. En el núcleo de la Fundación se encuentra Aerocene, un proyecto multidisciplinar que propone una nueva era para el aire, para liberar el aire. Su comunidad, compuesta por miembros que flotan en más de 126 ciudades en 43 países y seis continentes, participa tanto en el terreno como en los campos de la ciencia y la política. En conjunto, Aerocene ha volado 6.700 minutos en el aire sin carbono, ha construido 33 Museo Aero Solar en todo el mundo y, a través de la aplicación Aerocene Float Predictor, ha realizado 4.747 vuelos virtuales, recorriendo 137.757.302 km sin carbono. Además, como una investigación y práctica experimental en constante crecimiento, Aerocene es de código abierto y ha colaborado con instituciones como MIT, Greenpeace, CNES, EAPS y más de cuarenta otras organizaciones artísticas, científicas y ambientales, incluida la apertura de la Comisión Europea de Transporte semestral. Conferencia en Ljubljana (2018), en la que participaron miles de responsables de políticas de transporte europeas y la Comisaria europea Violeta Bulc sobre la transformación del transporte y la movilidad en el aire. Juntos, Aerocene busca activamente idear nuevos modos de sensibilidad, reactivando un imaginario común hacia una colaboración ética con el medio ambiente y la atmósfera.

Aeroceno ha producido Mochilas Aeroceno que contienen esculturas aerosolares capaces de vuelos no humanos atados y sin ataduras, que son resistentes, accesibles, portátiles y reutilizables. Estas esculturas se comparten y almacenan en varios lugares del mundo, y las personas pueden tomarlas prestadas y experimentar el vuelo aerosolar por su cuenta, con la ayuda de instrucciones y medidas de seguridad de la Fundación Aerocene. Solo en el último año hemos tenido esculturas aerosolares que se elevan a la atmósfera en las Marchas del Clima en París y Berlín, voladas en solidaridad por miembros de Extinction Rebellion y transmitiendo mensajes de las comunidades de Salinas Grandes en la lucha contra la extracción de litio. Las esculturas aerosolares contenidas dentro de la mochila flotan junto con el sol y el viento y todo lo que vive en el aire, esto incluye nuestras actitudes hacia el medio ambiente y hacia los demás.

El tema del cambio climático, que a primera vista puede parecer puramente económico y ecológico, también está intrínsecamente entrelazado con la raza. El juicio y la experiencia de las poblaciones indígenas en el norte de Argentina son constantemente ignorados y silenciados, mientras que el racismo ambiental ha tenido consecuencias desastrosas y mortales durante la crisis del COVID-19. Contar las historias de esos grupos a menudo silenciados o ignorados por la mayoría y unirse en apoyo de su causa colectiva puede ser un primer paso para detener y, con un trabajo dedicado, revertir las injusticias raciales.

También he experimentado con Aerocene para construir esculturas aerosolares que progresaron a un vuelo impulsado por energía solar capaz de transportar humanos, incluido un vuelo no certificado con un desafortunado aterrizaje tipo “no intentes esto en casa” como resultado de lo cual yo me rompió la espalda. Mi trabajo con Aerocene condujo a una serie de vuelos certificados por la FAA, incluido el vuelo en White Sands, Nuevo México, el 28 de noviembre de 2015, donde logramos el vuelo conectado más largo, puramente con energía solar. Ese mismo año, lancé la Fundación Aerocene en la COP21 de París, con la exposición de dos esculturas voladoras esféricas gigantes en el Grand Palais durante la cumbre, inspirado en mi residencia en el Centre National d’Etudes Spatiales en 2014. El diseño de estos Las esculturas aerosolares se inspiraron en parte en el Montgolfière Infrarouge (MIR), un globo masivo volado por el CNES en 1977 que flotaba de día usando los rayos del sol y de noche a través de la radiación infrarroja que emanaba de la superficie de la tierra.

Y estoy muy feliz de que lo que presentamos aquí en Moscú sea una evolución de estos vuelos anteriores, hechos de material que durarán mucho más y funcionarán significativamente mejor en la atmósfera.

Aerocene Human Flight launches in White Sands, New Mexico, USA, 2015. Part of Territory of the Imagination, Rubin Center for the Visual Arts, El Paso

IV: En la era de los regímenes fronterizos biométricos, el control aduanero, las restricciones de visado y la vigilancia, los objetos a veces pueden viajar más fácilmente que las personas. Aerocene implica una idea de estar dentro de esculturas voladoras, es decir dentro de objetos migratorios o diaspóricos. El mantra geopolítico del Aerocene es que viajar por el mundo puede estar libre de fronteras, lo cual es una postulación extremadamente relevante en medio de la pandemia de coronavirus, cuando las fronteras nacionales se están reforzando drásticamente. ¿Cómo se relaciona con estas ideas en este momento, cuando el concepto de libertad de movimiento atraviesa un calvario?

TS: Arundhati Roy planteó su pregunta de manera hermosa: “El virus se ha movido libremente a lo largo de las rutas del comercio y el capital internacional, y la terrible enfermedad que ha traído a su paso ha encerrado a los humanos en sus países, sus ciudades y sus hogares”.

Creo que el mantra geopolítico del Aerocene —que necesitamos un futuro libre de fronteras, libre de combustibles fósiles— es más relevante que nunca durante esta pandemia. Si bien el impulso de muchas naciones ha sido cerrar fronteras, creo que finalmente veremos que esta no es la respuesta. En este momento, tenemos nuestras prioridades al revés: el capital fluye libremente, apoyado por la economía de los combustibles fósiles, mientras que las personas, la empatía y la cooperación se detienen en la frontera. Pero cosas como los virus o la contaminación no se detienen en las fronteras; no necesitan visas, evaden el control biométrico. Se construyen fronteras, las líneas divisorias entre países y estados no son el resultado de divisiones naturales sino de largas historias de guerra y ambiciones coloniales. Creo que lo que finalmente hará el coronavirus es dejar al descubierto este hecho, así como revelar lo que muchos de nosotros ya sabemos que es cierto: que cuando se trata de crisis públicas, ya sea un virus, contaminación o guerras sin fin, debemos actuar como público. Esto incluye no solo a personas de diferentes naciones, sino también a animales de diferentes especies y fuerzas, tanto vivas como no vivas. No hay forma de escapar de la interconexión de nuestro mundo; hemos jugado nuestro papel en conectar incluso los alcances más lejanos por razones egoístas, pero ahora queremos negar esas conexiones por razones egoístas. Pero cuando lo hagamos, la naturaleza, con su flujo libre, estará allí para recordárnoslo. Y podemos resistir y seguir actuando de forma egoísta, lo que resulta en el libre flujo de patógenos, contaminación, virus y pandemias, o podemos aceptarlo y actuar en comunidad, lo que resulta en un flujo libre de atención, compasión y cooperación.

Una escultura aerosolar no está destinada a alejarte de la Tierra para que puedas vivir en un entorno inmaculado por encima de las nubes. Más bien, estas esculturas crean una nueva forma de compromiso con el aire, un vuelo que está en plena comunión con el aire y el clima. Un vuelo que busca tejer alianzas muestra cuán superficiales son las líneas divisorias entre países y estados. Flotando por encima de estas fronteras y moviéndonos con los ritmos planetarios naturales de la Tierra, abrimos el cielo a otra forma de movimiento, una que da libertad a todos y tiene el potencial de remodelar nuestra forma de vida.

IV: Aeroceno se refiere a la emigración parcial al cielo. La vanguardia rusa fue seducida por la idea de volar por el aire, ya sea libre de fósiles en el caso del ornitóptero volante de Petr Miturich (1922) o la bicicleta voladora Letatlin de Vladimir Tatlin (1929) o gracias al poder de la energía atómica como con Flying City de Georgy Krutikov (1928) o Saturno Ring City de Viktor Kalmykov (1929). ¿Hasta qué punto está la vanguardia rusa en la órbita de su práctica?

Vladimir Tatlin, Letatlin. From Exhibition of Works by Recognized Artist V.E. Tatlin. Courtesy of Bookvica

TS: ¡En gran medida! Pero tal vez no diría que están en mi órbita, porque no creo que sea correcto decir que estoy en el centro. Más bien, todos estamos orbitando unos a otros, o juntos en una órbita de otra cosa … Formamos una constelación de prácticas especulativas junto con mis otras inspiraciones, que también fueron progenie internacional de las tradiciones de vanguardia rusa: Buckminster Fuller, Frei Otto, Cedric Price y mi compatriota Gyula Kosice. No se puede hablar de arquitectura especulativa, ciudades voladoras, urbanismos flotantes, formas alternativas de vivir y relacionarse sin hablar de los constructivistas, ni se puede pensar en nuestra relación con el espacio y los cielos sin rendir un homenaje a los cosmistas. Los vanguardistas personifican un equilibrio por el que lucho en mi trabajo para comprender lo “real”, a través de la consideración de lo especulativo como una forma de realismo, la expresión de la utopía a través de lo cotidiano. Es importante darse cuenta de que lo que consideramos realismo y practicidad a menudo son construcciones, construidas por ideologías que favorecen a los opresores. La idea de que la especulación no puede ser una fantasía sino una especie de práctica política de resistencia, un reconocimiento de una realidad comunicada de abajo hacia arriba en lugar de de arriba hacia abajo es parte del legado duradero de figuras como Tatlin y Krutikov.

Georgy Krutikov, Flying City, 1928

IV: Una nueva época implica una nueva política y un nuevo ciudadano. ¿Qué tipo de filosofía política influye en la vida de los airnomads del Aerocene o, como a veces te refieres, Homo flotantis? Me viene a la mente un poema futurista utópico de 1925 del vanguardista ruso Vladimir Mayakovsky El proletario volador, con su visión de una sociedad desmilitarizada e igualitaria en la que “las chicas voladoras” y “los aviadores de la república de obreros y campesinos” navegan por Moscú (únicamente en sus vehículos aeronáuticos) “donde no encontrará ni callejones ni calles, nada más que aeropuertos y bloques de apartamentos gigantes”.

TS: Mayakovsky también escribió el Manifiesto de la Federación Voladora de Futuristas, poco después de la Revolución de Octubre y en medio de la Primera Guerra Mundial. El poema que mencionas también comienza con una guerra que tiene lugar en el cielo. El proletario volador es, en la guerra aérea a través de aviones y los que viven en la utopía de sólo “aeropuertos y bloques de apartamentos gigantes” después. Desafortunadamente, la huida y la guerra siempre han estado relacionadas. El avión se inventó sólo una década antes de que se utilizara en la Primera Guerra Mundial; incluso el primer globo aerostático sin ataduras fue lanzado en el contexto de una campaña territorial, en 1783 por los hermanos Montgolfiere frente a Luis XVI y la familia real en Versalles, extendiendo la realeza al cielo. En un instante, el sueño de la libertad del aire fue reemplazado por la expansión colonial.

IV: Para citar de The Wind Rises de Hayao Miyazaki: “Los aviones no son herramientas de guerra. No son para ganar dinero. Los aviones son hermosos sueños “.

TS: El cielo, y lo que es más importante, el aire, sigue siendo un espacio de conflicto. Peter Sloterdijk llama a esto “atmoterrorismo”, refiriéndose especialmente a la historia de la guerra química total que convierte el aire en veneno y, por lo tanto, nuestros cuerpos, que no pueden evitar respirar, en armas contra ellos mismos.

La política de Aerocene está en oposición directa a esta historia; su flotación es para muchas especies múltiples, no para unas pocas, o para cualquier misión de terror, colonialismo o guerra. Es importante destacar que los airnomads son más que Homo flotantis. La gente del Aeroceno flota junto con los insectos, animales, esporas, cianobacterias y más que ya viven en este océano de aire. De esta forma, Aerocene imagina el espacio como un bien común, libre de fronteras, libre de dominación o extracción. Sus ciudadanos dependen del clima, son incapaces – ¡e indeseables! – de desenredarse de los ritmos naturales que la historia se ha esforzado tanto por silenciar, pero que siempre han estado ahí para sintonizarnos. Priorizan el tiempo profundo sobre los momentos minuciosos de consumo que se han desenfrenado en el capitalismo tardío y que conducen a las vidas prolongadas de los desechos tóxicos. El airnomad vive libre de CECPF (carbono, extracción, capitalismo, patriarcado y combustible fósil) flotando en cambio por el calor del sol y la elevación del aire, reparando las relaciones y restableciendo el equilibrio entre lo terrestre, lo atmosférico y lo cósmico.

En el Aeroceno, el aire no es un espacio de guerra, un arma o una herramienta de terror. Es un espacio de reunión, una forma de vida, un sustentador supremo, que abarca tanto lo más sagrado como lo más mundano.

Viktor Kalmykov, Saturn Ring City,1929

IV: ¡Aeronautas de su Manifiesto Aerocene, uníos! hace una alusión a los gritos de guerra comunistas más famosos, mientras que el utopismo social del Aerocene, es decir, renunciar al individualismo, permite ver sus obras en relación con el optimismo incontenible de la Unión Soviética de los años veinte y treinta, con su casa. comunas y la transformación socialista de la vida cotidiana que se suponía que implicaban, como la colectivización completa de la rutina diaria, la eliminación de los hábitos de una economía individual, etc. ¿Considera su obra Aeroceno como una especie de máquina de ejercicios para entrenar nuevos relaciones?

TS: Muchos de nosotros tenemos una gran necesidad de volver a entrenar nuestras relaciones: nuestras relaciones sociales y también cómo nos relacionamos con la naturaleza, con nosotros mismos e incluso con los productos de nuestro trabajo.

El intercambio enajenado nos ha llevado más allá del punto de ruptura en tantas áreas, y el ejemplo reciente general es COVID-19. En cuestión de meses esta enfermedad ha puesto en primer plano la urgente necesidad de que reeduquemos nuestra relación con el aire: cómo compartimos el aire, pero no todos respiramos el mismo aire; y cómo los contaminantes que inyectamos dejan a ciertas poblaciones en mayor riesgo de asma, cáncer de pulmón y un mayor tiempo de recuperación del COVID-19.

Hemos tratado de dominar la naturaleza a través de la dominación, lo que resultó en el cambio climático; el genocidio de culturas, comunidades y especies; y la aparición de virus que, de otro modo, podrían no haber afectado a la humanidad. Todo esto prueba que este enfoque no funciona.

En cambio, si nos entregamos libremente al aire como lo hace con nosotros, nos llevará. Si no lo ahogamos con la contaminación, a su vez, no nos ahogará. Al proponer una nueva era, Aerocene pasa de dominar y controlar el aire a trabajar con él. Quizás haya menos gloria inmediata en esto —ni las explosiones de combustible ni las velocidades supersónicas contribuyen al mito que rodea el vuelo de una escultura aerosolar— pero renueva nuestra relación con el aire, permitiendo que sea algo que todos podamos respirar.

El ensayo de Ursula Le Guin The Carrier Bag realmente me impresionó esta idea. Si entendemos que la fundación de la humanidad no tiene su origen en la lanza, que es sinónimo de muerte y gloria, sino de receptáculos que se utilizan para recoger, sostener, proteger y compartir, nuestra forma de relacionarnos con lo que nos rodea cambia. Le Guin nos ayuda a pasar de este ideal del héroe al respeto por las personas y las cosas. Pasar de una historia asesina a una historia de vida. Ella dice:

“El problema es que todos nos hemos dejado convertir en parte de la historia del asesino, por lo que podemos terminar con ella. Por eso es con cierto sentimiento de urgencia que busco la naturaleza, el tema, las palabras de la otra historia, la no contada, la historia de la vida ”.

Tomás Saraceno. Studio tryout, 2015. Courtesy of the artist; Andersen’s, Copenhagen; Ruth Benzacar, Buenos Aires; Tanya Bonakdar Gallery, New York / Los Angeles; Pinksummer Contemporary Art, Genoa; and Esther Schipper, Berlin. Photo: Studio Tomás Saraceno, 2015
Tomás Saraceno. Aerocene 5, 2017. Installation view at Cosmic Concert, The Tuning Illusion, Maxxi Museum, Rome, 2017. Courtesy of the artist; Andersen’s, Copenhagen; Ruth Benzacar, Buenos Aires; Tanya Bonakdar Gallery, New York / Los Angeles; Pinksummer Contemporary Art, Genoa; and Esther Schipper, Berlin. Photo: Studio Tomás Saraceno, 2017

Espero que Aerocene pueda ayudar a agregar a esta historia de vida. Las esculturas aerosolares dependen del equilibrio: entre el aire dentro del globo y el aire fuera de él, entre las temperaturas, entre el sol y las fuerzas naturales del viento y la respuesta del piloto. También dependen de un equilibrio entre quienes viajan con él; cada movimiento es recíproco, será sentido por otro pasajero. Uno debe actuar con cuidado en concierto y consideración con los demás, y en particular con los demás no humanos; como vehículo, se alimenta, al menos en parte, de la confianza. Espero que esto pueda ser una especie de “máquina de ejercicios” para comprender la reciprocidad de nuestras acciones en nuestro otro vehículo compartido, la nave espacial Tierra. Aquí, también, nuestras acciones siempre tienen una reacción, nuestra huella siempre es sentida por otros, ya sean humanos o no humanos, vivos o no vivos. La Tierra también depende del equilibrio, se basa en la confianza; la falta de ambos como resultado del colonialismo, la extracción y la dominación es la razón por la que nos precipitamos hacia la catástrofe.

IV: Me gusta pensar en Aerocene como un método, o una forma continua de creación de prototipos, en el espíritu del proyeccionismo de Solomon Nikritin, una forma de organizar el conocimiento y la visión donde el artista no es un productor de una idea consumible terminada, sino que actúa como un conducto para expresar métodos y donde los logros científicos y técnicos pueden formalizarse para producir efectos estéticos. Tu nuevo trabajo presentado en Garage se llama Moving Atmospheres. Al tratarse tanto de un prototipo de vehículo aeronáutico como de un nuevo hábitat celeste, nos invita a imaginar la nueva época. Si reemplazara al Antropoceno, ¿cómo se transformaría la imagen del mundo del arte? ¿Los museos volarían por el aire? ¿Cómo cambiarían los medios de producción artística? ¿Tendrían los bienales nómadas de hoy que cambiar de aviones a Atmósferas en movimiento? Supongo que tendría un efecto estabilizador sobre la velocidad acelerada de una cultura impulsada, hasta ahora, por la clase jet-set.

TS: Una de las grandes ironías de la revolución tecnológica es que, si bien surgió debido al deseo de los humanos de dominar y controlar, en realidad nos ha puesto aún más, o al menos, de nuevas formas, a merced de la naturaleza. Slavoj Žižek señala esto en su nuevo libro sobre el coronavirus, mencionando una erupción volcánica menor en Islandia en 2010 que detuvo la mayor parte del tráfico aéreo en Europa. Escribe: “El impacto socioeconómico muy catastrófico de un estallido tan pequeño se debe a la fragilidad de nuestro desarrollo tecnológico, en este caso los viajes aéreos. Hace un siglo, tal erupción habría pasado desapercibida. El desarrollo tecnológico nos hace más independientes de la naturaleza y al mismo tiempo, a un nivel diferente, más dependientes de los caprichos de la naturaleza “.

Podemos ver esto, en el mundo del arte, en cómo programamos. Poder reunir a cientos de artistas, curadores, coleccionistas e invitados especiales para una inauguración bienal con la máxima fe en que todos llegarán a tiempo desde todos los rincones de la Tierra es el resultado de la tecnología, un dominio sobre las cosas que nos separan físicamente. . Pero esa certeza y esa fe es una ilusión; en realidad, hay miles de cosas que pueden alejarlo de su destino: el tráfico, un accidente, el clima, una pandemia mundial. Y sin planificación para cambios, sin flexibilidad en nuestra programación en el reconocimiento de que no tenemos el control como creemos, no tenemos alternativas ni soluciones.

Es por eso que uno de los principios más importantes del Aeroceno es depender del clima. En realidad, ya somos dependientes del clima, incluso si no lo reconocemos. Aceptar que la dependencia en realidad te da libertad en lugar de correr contra las fuerzas naturales para ceñirte a un rigor programado que la tecnología nos ha dado la falsa confianza de hacer cumplir, puedes reconocer que, después de todo, eres Homo flotantis, flotando en ráfagas de viento y en corrientes de tiempo. Hay un cierto perdón en lo que no tenemos actualmente.

Así es en parte como Moving Atmospheres nos impulsará hacia una era Aerocene. Si somos capaces de concebir y aceptar esta nueva alternativa, una que nos permita sintonizarnos con el aire, sus movimientos y el papel que cada uno tiene como co-creadores de la atmósfera, entonces estamos un paso más cerca de adoptar un ritmo. de la vida que puede enviar ondas a través de la red de la existencia, sin romper sus hilos.

• IV: ¿Cuál es el papel de los museos en su práctica en este momento? ¿Son una especie de laboratorio? ¿Una plataforma de lanzamiento? ¿Un campo de pruebas para que sus ideas tomen forma real?

• TS: Llevamos mucho tiempo construyendo museos voladores. Museo Aero Solar es un proyecto colectivo en curso que comencé en 2007 a través de conversaciones con Alberto Pesavento. Museo es una invitación abierta para que todos reutilicen bolsas de plástico de un solo uso y las conviertan en una escultura más liviana que el aire que flote libre de combustibles fósiles, quemadores, helio, hidrógeno, paneles solares o baterías. Estos lienzos se unen para formar un espacio lleno de aire. Al amanecer, cuando el sol se eleva por el horizonte, el aire interior se calienta y la escultura flota en el cielo, convirtiéndose en Museo Aero Solar, un museo flotante.

¡El futuro está en el aire! Para mantener vivas a todas las especies a bordo de este viaje planetario, debemos estabilizar las temperaturas atmosféricas, una misión que solo se puede lograr a través del equilibrio renovado y la solidaridad entre todos los seres, especies y fuerzas dentro de los reinos cósmico, atmosférico y terrestre de esta nave espacial Tierra.

Además, también trato de fomentar una nueva especificidad ambiental dentro del museo. Cuando expongo, siempre le pido al personal operativo que dejen intactas las telarañas que encuentren, en lugar de barrerlas y destruir la mente y el hogar de esa araña. Espero que los participantes, al ver a estas criaturas junto a ellos, quienes, por cierto, han estado en este planeta durante muchos millones de años más que nosotros, reconsideren su relación con ellos. ¿Qué pasa si no están en nuestra casa, pero estamos en su casa? ¿Podemos vivir en paz con ellos? De esta manera, estas arañas nativas también son participantes, y valoro su opinión sobre el programa tanto como —¡si no a veces más! – críticas y opiniones críticas. Después de mi show en el Palais de Tokyo, me dijeron que las arañas, por primera vez en ese espacio, se aparearon. ¡Creo que eso significa que les gustó el programa!

• IV: Cuando miré por primera vez su propuesta para Garage, me recordó al Cenotafio para Sir Isaac Newton de Étienne-Louis Boullée (1784). No solo porque dos artistas visionarios miran favorablemente las cualidades formales de la esfera, sino también de una manera bastante humorística, ya que su trabajo es una lápida en la tumba de la gravedad. ¿Qué opinas de la gravedad?

• TS: ¡Creo que la gravedad es algo hermoso! Sin él, nada nos mantendría apegados a la faz de esta Tierra, y nos lanzaríamos al espacio en lugar de flotar a lo largo de su viaje. Pero creo que debemos apreciar la gravedad para esto; en cambio, siento que la humanidad se ha sentido atrapada en esta tierra por la gravedad y, por tanto, ha buscado formas de conquistar a ambos. Esto ha sucedido tanto por las prácticas extractivistas de excavar profundamente en la tierra, yendo más hacia abajo, hacia abajo, hacia abajo a medida que nos sentimos empujados hacia abajo, hacia abajo, hacia abajo, y al intentar escapar de la gravedad de la Tierra a través de los viajes espaciales. Pero creo que no podemos viajar al espacio antes de deshacernos de estas ambiciones; no podemos llevar el colonialismo a nuevos planetas, repitiendo los mismos errores que hemos cometido en este. Más bien, creo que la especie humana debería comprometerse a lograr el objetivo de volver a aterrizar “en la Tierra”, como diría mi amigo Bruno Latour. Y siente que con la tierra también estás flotando en el espacio …

Étienne-Louis Boullée , Cenotaph for Sir Isaac Newton, 1784

Y, sin embargo, incluso con la gravedad, nada toca a otra cosa. Crees que estás sentado en tu silla, pero en realidad estás flotando sobre ella, tus partículas siempre encuentran espacio entre ellas y las de la silla. No hay otra forma de decirlo: como nos enseñó Richard Feynman, “Realmente no puedo hacer un buen trabajo, ningún trabajo, explicando la fuerza magnética en términos de otra cosa con la que estás más familiarizado, porque no entiéndalo en términos de cualquier otra cosa con la que esté más familiarizado “.

Ya estamos siempre flotando, no hay nada más que podamos ser. Y dentro de nosotros, las bacterias flotan, tal como lo hacen en el aire. Y este planeta en el que estamos, flota, como lo hacen todos los cuerpos interplanetarios, y la gravedad evita que se estrellen entre sí mientras flotan en sus órbitas. ¿Y si seguimos adelante? ¿Qué pasaría si comenzáramos a flotar en el espacio, con el espacio, sin desafiar la gravedad sino en línea con ella? ¿A la deriva, aerostático, como quietud en movimiento? Siempre imaginamos que los viajes espaciales van a una velocidad vertiginosa. ¿Y si fuera lento, a la deriva en el tiempo profundo?

IV: Si consideramos la gravedad como un tema de ciencia sexuado, es un concepto inventado por físicos masculinos que concierne a todos los seres vivos de la Tierra y justifica nuestra obligación de estar en la Tierra y relacionarnos con ella de cierta manera. Si las mujeres hubieran inventado la gravedad, podrían haber dicho: “La gravedad es simplemente una oportunidad para que nos volvamos a volar, para volar, todo lo que tenemos que hacer es invertirla”. Entonces, para esta forma de pensar, sus obras Aerocene podrían considerarse un intento de romper con el sentido abiertamente masculino de territorialidad, es decir feminista. ¿Te llamarías feminista?

• TS: ¡Por supuesto! Nuestra experiencia en Salinas Grandes, Fly with Aerocene Pacha, realmente enfatizó que no es suficiente imaginar un futuro libre de combustibles fósiles si no nos deshacemos también de las ideologías que han creado su economía. La extracción de litio allí, incluso si es parte de una “revolución verde” capitalista, perpetúa las mismas desigualdades. No se puede luchar contra el cambio climático sin luchar contra el patriarcado, el capitalismo y el colonialismo. Todos tienen sus raíces en las mismas ideologías de dominación y extracción. Pasar al Aeroceno requerirá una revisión completa de los ideales sistémicos.

Creo que Maristalla Svampa lo dijo maravillosamente en un ensayo que escribió después del vuelo del Aerocene Pacha:

“En este siglo XXI aerocénico, en el que las luchas ancestrales, feministas y ecológicas deben ser nuestras mayores fuentes de inspiración, tendremos que redefinir y pensar en un horizonte de transiciones justas, que apunten a un sistema alternativo de relaciones sociales y vínculos con naturaleza.

Porque como vienen diciendo los movimientos por la justicia climática durante mucho tiempo, el objetivo es ‘Cambiar el sistema, no el clima’ ”.

Tomás Saraceno, 60SE Flying Garden/Air-Port-City, 2006. Installation view at Sudeley Castle, Gloucestershire, UK. Courtesy of the artist; Andersen’s, Copenhagen; Ruth Benzacar, Buenos Aires; Tanya Bonakdar Gallery, New York / Los Angeles; Pinksummer Contemporary Art, Genoa; and Esther Schipper, Berlin. Photography by Studio Tomás Saraceno, 2006

• IV: Dado que su trabajo ofrece una alternativa a una versión distópica y “machista” del futuro, que nos exige extraer más, ser más rápidos, quemar más combustible, lo encuentro extraordinariamente optimista, “solarpunk”, si se me permite. Especialmente si se considera en relación con el cosmismo ruso y sus actitudes decididamente patriarcales. Es raro ver arte contemporáneo que profetice con esperanza sobre los tiempos venideros. Hablando de esperanza, Dialéctica de la esperanza fue el título de la 1ª Bienal de Arte Contemporáneo de Moscú. Hizo una visita a Moscú y Ulyanovsk en 2004 como preparación para su proyecto. ¿Fue tu primera vez en Rusia? ¿Como le fue?

• TS: ¡Estuvo bien! La Bienal de Moscú se produjo poco después de mi participación en la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2002 y en el proyecto curatorial Utopia Station [de Molly Nesbit, Hans Ulrich Obrist y Rirkrit Tiravanija] en la Bienal de Venecia de 2003, así como en medio de mi proyecto en curso Air-Port-City, que también se mostró en 2005 en una muestra individual en el Centro de Arte Contemporáneo Villa Manin en Italia. Así que ahí es donde estaba mi cabeza cuando visité: pensando en la utopía, pensando en la esperanza, pensando en formas en que podríamos utilizar la arquitectura y la planificación urbana para imaginar nuevas formas de vida y de relacionarnos entre nosotros, en estas unidades móviles flotantes y voladoras. Moscú era un gran lugar para ir cuando mi cabeza estaba en este lugar, debido a esa rica historia de la vanguardia de la que acabamos de hablar.

Tomás Saraceno, Observatory/Air-Port-City, 2008. Installation view, Hayward Gallery, London. Commissioned by Hayward Gallery. Collection Hamburger Bahnhof, Berlin. Courtesy of the artist; Andersen’s, Copenhagen; Ruth Benzacar, Buenos Aires; Tanya Bonakdar Gallery, New York / Los Angeles; Pinksummer Contemporary Art, Genoa; and Esther Schipper, Berlin. Photography by Studio Tomás Saraceno, 2008

Recuerdo haber participado en la primera Bienal de Moscú en 2005. Le pregunté si podía conocer a un ingeniero llamado Yury Ishkov, porque su trabajo realmente me interesaba. Trabajó para la creación del dirigible híbrido Thermoplan, a partir de la década de 1970, y esto fue algo que realmente me influyó. Era una estructura compuesta por dos secciones que mostraban una nueva forma de volar. Así que tuve la suerte de poder visitar a Yury Ishkov. Vive en Ulyanovsk, el lugar donde nació Lenin, y también visité el Museo Lenin. Fuimos allí en tren nocturno, fue un viaje muy, muy largo. Y luego conocí a esta persona fantástica, que tuvo esta idea revolucionaria de cómo podríamos habitar el aire. Estaba trabajando en una especie de zepelín y tenía un hangar enorme. Pensé que sería maravilloso trabajar con él y luego presentarlo en la Plaza Roja, una especie de estrella roja de Marte flotando.

Para mí, parte de este pensamiento sobre la esperanza y la utopía siempre se ha expresado a través de mis experimentos con materiales, y todo mi trabajo en ese momento se expresaba ¡y todavía se expresa a través del pensamiento de nuevas formas de trabajar con materiales que permiten nuevas formas de relación, ya sea araña / telarañas o, con lo que estaba trabajando entonces, materiales ultraligeros. Parte de esto se inspiró en el Manifiesto de arquitectura móvil de Yona Friedman, que incluía “estructuras que no están determinadas ni son determinantes”. Pensé, ¿cómo puedo hacer estructuras como esta? Esto también es parte del legado de Aerocene.

• IV: La Bienal tuvo lugar en 2005, con una gran exposición en el antiguo Museo Lenin junto al Museo Histórico en la Plaza Roja. Su propuesta original se titulaba United Sky, y hay un collage de fotos en el catálogo de la Bienal titulado Sobrevolando Moscú (Flying over Moscow), que muestra un gran globo rojo flotando sobre la Plaza Roja, no lejos del Mausoleo de Lenin. ¿Cuál fue la idea detrás de este proyecto?

Tomás Saraceno, Sobrevolando Moscú (Flying over Moscow), 2004. Photo collage. Courtesy of the artist

• TS: Imaginé este globo como una especie de Marte, queriendo mostrar que Marte puede estar cerca y lejos al mismo tiempo. En 2004, justo antes de la Bienal, la NASA aterrizó un rover de exploración en Marte. Marte se ha convertido en un planeta tan atractivo en los últimos años para las personas que desean colonizar el espacio; No creo en esta misión. Estas personas quieren llegar muy, muy lejos de la Tierra para escapar de los problemas que han creado aquí, ¡solo para crear los mismos problemas allá! El rojo es un color tan poderoso y su importancia en Rusia no se puede exagerar. Hay una relación en ese collage entre el globo, el Cuadrado Rojo y Marte. No podemos escapar de los contextos que se han creado aquí. Cualquier tipo de proyecto en el aire, en el espacio, debe reconocer eso.

• IV: ¿Cómo se relaciona su práctica actual, incluida Moving Atmospheres en Garage, con esta intención original que no se encarnó completamente hace 15 años?

• TS: ¡Qué feliz conexión! No pensé en esta relación hasta que la mencionaste. Debe haber una especie de cosa inconsciente trabajando aquí. Creo que mi trabajo ahora se centra más explícitamente en esta conexión de la que acabo de hablar, entre nosotros y la Tierra. Mis proyectos anteriores abordaban el aire como un espacio al que podíamos movernos, donde podíamos crear una especie de utopía juntos sin repetir los mismos errores y jerarquías que han definido nuestro momento global actual. Pero ya no es suficiente simplemente no cometer los mismos errores en otro lugar; tenemos que arreglar lo que se ha hecho aquí. Porque al final del día, no hay aire sin Tierra, no hay Tierra con aire. Es por eso que nombré a mi último proyecto Aerocene Pacha, que, por cierto, también fue una nueva visión del alunizaje 50 años antes, pero sin las ambiciones patriarcales, nacionalistas y coloniales que se cernían en torno a este vuelo. “Pacha” es la concepción andina del cosmos que conecta lo que se encuentra debajo de la superficie de la Tierra con los confines más lejanos del universo, uniendo el espacio y el tiempo. Conecta lo terrestre, lo atmosférico y lo celestial: no hay nadie sin los demás y, por lo tanto, no hay utopía futura si uno de los reinos se desequilibra. Esto es lo que estoy aportando a Moving Atmospheres. El trabajo que presento no es un escape, es parte de este mundo.

Tomás Saraceno, The World, 2005. Courtesy of the artist. Photo: Romilly Eveleigh

• IV: Al final presentaste un trabajo diferente llamado The World. Un globo inflable flotando en el aire sostenido por una corriente de aire. Las cámaras conectadas a él proyectaban en la pared todo lo que estaba enfocado. ¿Podríamos considerar este trabajo como una especie de teaser para Aerocene?

• TS: Es increíble poder mirar hacia atrás a través de su práctica y ver cómo todo lo ha llevado a donde está ahora. El mundo fue definitivamente una especie de proyecto proto-aeroceno, porque ¿quién más viviría en una tierra flotante sino el Homo flotantis? Lo sorprendente, por supuesto, es que la tierra ya está flotando, siempre ha estado flotando. Estamos volando a través del espacio en la Tierra a velocidades que ni siquiera podemos empezar a imaginar, sentir, sentir y comprender. Pero en relación con nosotros, la Tierra sigue siendo confiable, nos sujeta a ella para que no salgamos volando. ¡Esto es quietud en movimiento! Y ahora, por supuesto, estoy haciendo mis propias esferas flotantes, que podrán contener a la gente en ellas.

• IV: Ya sea renderizando lo planetario a través de cartografía y videografía o reflejo de espejo o produciendo una imagen del mundo flotando en el aire, su trabajo llega al corazón de la idea de interconexión global. Existe un deseo muy natural de ver su proyecto actual para Garage como una remasterización final de esa idea.

Texto recuperado de https://strelkamag.com/ noviembre de 2020 publicado por Iaroslav Volovod

La práctica de Tomás Saraceno se basa en conceptos que vinculan el arte, las ciencias de la vida y las ciencias sociales. Enredado en la unión de estos mundos, sus esculturas flotantes, proyectos comunitarios e instalaciones inmersivas proponen la solidaridad sensorial con el planeta a través de una práctica ecológica social, mental y ambiental. Durante más de una década, ha estado imaginando un mundo libre de carbono, extractivismo, capitalismo, patriarcado y combustibles fósiles, o lo que él llama CECPF, que inflama algunas formas de vida. En una colaboración poco ortodoxa con las redes cósmicas, el aire, las telarañas y las comunidades indígenas, las energías convergen en una nueva práctica de solidaridad. En nuestra era de emergencia climática, cuando los ecosistemas están en riesgo, el trabajo de Saraceno, que profundiza nuestra comprensión de la justicia ambiental y la convivencia entre especies, se lleva a cabo a través de los proyectos iniciados por el artista Aerocene y Arachnophilia.

Durante más de dos décadas, Saraceno ha activado proyectos orientados a una colaboración ética con el ambiente, entre ellos el Museo Aero Solar (2007-) y la Fundación Aerocene (2015-), una organización sin fines de lucro dedicada a la construcción de comunidades, la investigación científica, experiencia y educación. En el núcleo de la Fundación se encuentra Aerocene, un proyecto multidisciplinar que propone una nueva era para el aire, para liberar el aire. La comunidad Aerocene está activa en 126 países compuesta por miembros de la comunidad que flotan en seis continentes en cuarenta y tres países diferentes, participa tanto en el terreno como en los campos de la ciencia y la política. Con 6.700 minutos en el aire libres de carbono y treinta y tres Museo Aero Solar construidos en todo el mundo, Aerocene busca activamente idear nuevos modos de sensibilidad, reactivando un imaginario común hacia una colaboración ética con el medio ambiente y la atmósfera. A través de la aplicación Aerocene, cientos de miembros de la comunidad Aerocene han realizado 4747 vuelos virtuales, viajando 137,757,302 km libres de carbono.

En otro hilo de su práctica, el profundo interés de Saraceno en las arañas y sus telas llevó a la formación de la Arachnophilia. Arachnophilia es una comunidad de investigación interdisciplinaria y sin fines de lucro que se basa en las innovaciones que surgen de la investigación colaborativa anterior de Saraceno sobre arquitecturas, materiales, modos de señalización vibratoria y comportamiento de la telaraña. A través de esta comunidad, Arachnophilia explora conceptos e ideas relacionados con arañas y telas en múltiples disciplinas científicas y teóricas, que incluyen comunicación vibratoria, biomateriomía, arquitectura e ingeniería, etología animal, filosofía no humana, antropología, biodiversidad / conservación, estudios de sonido y música. La aplicación Arachnomancy se lanzó con motivo de la Bienal de Venecia 2019 y en el contexto de la sexta extinción masiva. A través de esta aplicación, se anima a los usuarios a que noten y documenten las telarañas que encuentran en espacios urbanos y salvajes, convirtiéndose en Científicos Ciudadanos interesados ​​y curiosos a medida que navegan por los espacios que los rodean.

En las últimas dos décadas Saraceno ha colaborado además con el Instituto de Tecnología de Massachusetts, el Instituto Max Planck, la Universidad Tecnológica de Nanyang, el Imperial College de Londres y el Museo de Historia Natural de Londres. Ha impartido conferencias en instituciones de todo el mundo y ha dirigido el Instituto de Arte relacionado con la Arquitectura (IAK) en la Universidad de Tecnología de Braunschweig, Alemania (2014-2016); y realizó residencias en Centre National d’Études Spatiales (2014-2015), MIT Center for Art, Science & Technology (2012-en curso) y Atelier Calder (2010), entre otros. Saraceno se ha exhibido recientemente en: Event Horizon: Tomás Saraceno en Cisternerne, Copenhague (2020); Aria, en Palazzo Strozzi, Florencia (2020); la 58ª Exposición Internacional de Arte – La Biennale di Venezia, Que viva en tiempos interesantes; y carte blanche á Tomás Saraceno: AL AIRE en el Palais de Tokyo, París (2018). Su trabajo se encuentra en colecciones internacionales como el Museo Bauhaus, Weimar; El Museo de Arte Moderno de Nueva York; SFMOMA, San Francisco; Walker Art Center, Minneapolis; Nationalgalerie y Staatliche Museen zu Berlin, Berlín. Saraceno vive y trabaja dentro y fuera del planeta Tierra.

Iaroslav Volovod es comisario del Museo Garage de Arte Contemporáneo y miembro del Consejo de Expertos de la Bienal Internacional de Arte Joven de Moscú. Se graduó de la Facultad Oriental de la Universidad Estatal de San Petersburgo y recibió una maestría en estudios curatoriales de un programa conjunto compartido entre Bard College, Nueva York y la Universidad Estatal de San Petersburgo. Ha recibido formación en el Instituto Central de Hindi, Nueva Delhi y la Universidad de Heidelberg, Alemania. Sus proyectos curatoriales en Garage incluyen exposiciones y encargos con Sammy Baloji, Tarek Atoui, Yoko Ono, Zhanna Kadyrova, Marie-Louise Ekman, Rasheed Araeen, Sissel Tolaas y Tomás Saraceno, entre otros.

2 Comentarios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s