encuentros virtuales y botellas al mar

Quiero comenzar pidiéndoles excusas por dar una crítica sobre estos dos eventos dado que muchas veces la crítica parece una perdida de tiempo innecesaria y no cambian mucho el devenir de los acontecimientos, pero también creo que es mejor perder el tiempo expresando posibilidades que guardando silencio, eso sí por alguna extraña casualidad estas palabras llegan e iluminan las decisiones y posibilidades en consideración de esta linea editorial agradezco tomar este texto como ejemplo y ampliar mi pequeña reflexión en un campo serio de consideraciones para la educación en Colombia y sus eventos.

Si por casualidad un lector internacional encuentra en estas lineas mas confusas que lo que normalmente escribo, el contexto en Colombia es una tradición de eventos educativos y culturales con organizaciones y afines a las direcciones de las instituciones públicas y sus gobernantes políticos, modificando con diferentes finalidades pedagógicas las formas y medios de los planes nacionales y decenales de educación y sus fines, eso parece que es lo normal pero en la actual dirección tiene una campaña publicitaria ha sido y es un hecho en efecto: Por primera vez un docente es director del IDEP Instituto para la Investigación Educativa y Desarrollo Pedagógico y muy ingenuamente como ciudadano creo que quizás esto sirva para replantear las enormes posibilidades que tenemos todas las naciones de interactuar como ciudadanos del mundo y aprender entre todos nosotros. Las críticas positivas en un mundo de medios de comunicación incendiados de indignación generan un poco de desconfianza pero existen y creo quizás con un poco de malicia que esta pueda llegar a tener ese cometido si se lee tranquilamente como quien participa de una conversación, aunque como todo un dicho lo explica claramente “Una cosa piensa el burro y otra el que lo está ensillando”.

Yo celebro en estos dos eventos a los que me refiero que nuevas voces se revelen me parece una oportunidad de cambio, y que como entidad pública la SED Secretaria de Educación de Bogotá debe estar muy abierta a diferentes propuestas, pero a veces queda una sensación de extrañeza e inquietud reflexiva, ¿Cómo estas propuestas llegan a la luz?, tienen viabilidad y son elegidas entre otras visibles, no quiero que me mal interpreten en sugerir corrupción o algo ilícito, me centro específicamente en el proceso de elegir en cuanto a procesos de innovación educativa y educación artística, unas y no otras.

Cuando pienso en ello pienso muchos trabajos de arte, educación artística y cultura, que no piden pista u oportunidad o contrato con la SED pero que beneficiarían enormemente el trabajo de los docentes, estudiantes y comunidad en su interacción, frente a los desafíos de la educación,  uno pensaría que existe un comité que busca los más altos estándares para estos eventos pensando en lo que se han planteado en el Libro Naranja un texto realizado en el 2018 con las redes constituidas en esa época y en las reuniones con diferentes redes de investigación, no sé si soy muy exigente al pensar lo siguiente pero a veces me pierdo en laberintos de la mente generalmente con pocas soluciones, y voy a oscuras pensando… Si es que no existen otro tipo de perfiles u otras organizaciones y las resultantes se dan luego de un proceso de charlas, debates, desafíos y convocatorias públicas e invitaciones de igual índole, si son los mejores y no existen otros en el panorama latinoamericano, no porque piense que lo hagan mal o peor que otros sino pensando en la importancia de múltiples voces y de cómo cada vez aprender de los mejores.

Ahora cuando en Arte se habla de Economía Naranja en Colombia, creo que la metáfora es muy sencilla, existen unos quienes son las naranjas o los recursos que se exprimen y en que vaso terminan sus beneficios, que seguramente no serán las mismas naranjas que ya fueron exprimidas, se que en la elección de proyectos, iniciativas y perfiles bajo la lupa de “lo mejor” o “economía naranja”, es una balanza generalmente subjetiva pero un principio importante para considerarlo es no perderle del radar.

Pienso que es importante en este momento aclarar mi respuesta y es que estoy de acuerdo en el sentido de nuevas voces que se renuevan y esto beneficia el panorama educativo, que deberían existir muchas más actividades diversas, pero siempre agotando la premisa del mayor beneficio social y del menor costo tributario (incluyendo como se invierten estos recursos), generalmente para los artistas la coherencia de su obra es su declaración de principios, y en la elección de proyectos, obras, artistas, tecnología, etc, los contratos y la forma de evidenciar los perfiles es también una declaración, pero aquí el problema no son los perfiles ni la idoneidad, sino porque seguimos postergando las oportunidades que nuestro tiempo nos ofrece con tantos y tan variados recursos humanos extraordinarios.

Yo me pregunto 1 cuando leo el título de Salud Emocional y el arte escucha, cuáles serían las palabras del grupo Teatro Petra de Colombia y sus artistas en cuanto sus obras escuchan y cuentan, si habláramos de CUANDO ESTALLAN LAS PAREDES o LABIO DE LIEBRE.

O que diría Johana Bahamon y sus talleristas y actrices participantes con la Fundación Acción Interna.

O los fotógrafos Jesús Abad colorado o Federico Ríos Escobar sobre el arte escucha.

O Juan Manuel Echavarría y Fernando Grisalez con su obra Silencios sobre estos temas de conferencia… Me pregunto de corazón qué dirían, realmente creo que otra óptica sobre la educación hace muchísimo en las mentes y sensibilidades de los maestros.

O las Tejedoras de Mapuján… porque sentimos no solamente yo sino con otros maestros y maestras que comparten la experiencia humana como una experiencia estética sensible que esto es solo un idilio y está tan lejos de nuestras realidades aunque su acceso sea tan fácil para una institución tan grande y que maneja tantos recursos pareciera que hace falta mucho para que sean considerados.

Sobre el proyecto de Dokuma, a pesar de mis reservas (Pienso que es mucho mayor el costo que el beneficio) pienso que existen tantas oportunidades… tan ricas variadas y emocionantes…. que incluso existiendo aun el proyecto, no sé porque se nos escapan tantas formas de ver e interpretar la pedagogía como hojas al viento, por mencionar algunas a vuelo de pájaro, actualmente está el Congreso Nacional de Innovaciones Pedagógicas en la Universidad Nacional – o pensar la oportunidad con el Instituto Tecnológico de Massachusetts y su MIT Media Lab – o el proyecto de Nidos Arte en primera infancia de Bogotá, o la Revista Cucú o con Google for educatión o Linux – o con El Museo Memorial de la Paz de Hiroshima – o hacer un Ted talks alianza con la SED- u organizar un evento con Youtube –sobre Youtube Originals, educación y tecnología –y si consideráramos ir más lejos un congreso sobre sustancias y reducción de daños con el proyecto échele cabeza  – una alianza entre Artesanías de Colombia, Fundación BAT y la SED para hablar con maestros artesanos sobre innovación y tecnología. Un congreso sobre realidades y contextos sociales mediante el Cine y el Documental con Retina Latina, o ciencia y tecnología con las comunidades Arahuacas, amazónicas, o sobre tecnologías de resistencia en la cultura del pacifico con los realizadores y actores de la película SOMOS CALENTURA así como con sus escuelas de baile. y si queremos ir mas lejos en nuestros prejuicios sociales porque no vincular la Red de trabajadoras sexuales de Latinoamerica y el Caribe Con todos ellos podemos hacer eventos y congresos webinars conversatorios, talleres capacitaciones… porque está tan lejos la realidad, a veces estas reflexiones nos hacen sentir solos y aislados por una educación ajena a su tiempo.

Yo sé que todo esto en un primer momento, son dosis altas de información y energía, pero están tan a la mano… y es tan realista y es tan posible, que caminamos sobre nuestros tesoros culturales y nos preguntamos porque no acertamos en el diálogo directo sobre nuestra educación. Nuestros grandes acerbos culturales y documentales están llenos de polvo en los museos y bibliotecas de la ciudad, porque no hacemos un congreso con todos ellos, con las galerías con los centros de memoria, todo esto me parece una gran fiesta, una explosión de alegría y conocimiento yo quisiera que este texto como lo enuncié desde el principio, fuera un amanecer lleno de posibilidades, y soy consciente que yo como todos ustedes sueñan con mucho más, yo soy feliz dándole mi oportunidad de visibilización y mi voz a tanta gente que trabaja día y noche igual que nosotros por un país al alcance de nuestros sueños, estos grandes proyectos y personas que nombro por nombrar a algunos de los muchos que hacen, no son ni la mínima parte de toda la gente que lucha, y luego de haber escrito esto, todavía sueño y me pregunto porque no están con nosotros.
Porque no comenzamos ahora.

Editorial

Libreta de bocetos.

1- *Quiero aclarar que he citado artistas y proyectos con los que no tengo una amistad, ni vinculo o negocio, para evitar suspicacias de mis reflexiones, he tratado de pensar en proyectos ajenos a mí núcleo cercano, pero con un trabajo coherente y que estoy muy seguro que se sentirían honrados de colaborar de alguna manera con la secretaria de educación de Bogotá en Colombia, los he colocado como ejemplos directos, para no caer en la generalización, más no estoy abogando por terceros mas que por una visión de amplio rango cuando de eventos educativos y proyectos de educación estamos hablando*.

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s