Algunas reflexiones, digresiones y (di) versiones entre escuela y arte marginal

Ernesto Gutiérrez Barrera Coordinador del Castillo de las Artes – IDIPRON. Miembro de la Universidad de la Tierra. Antropó-logo y Mg. en estudios artísticos. Profesor universi-tario en temas de antropología del arte y métodos cualitativos de investigación

“El papel del artista … y del poeta es precisamente desdibujar las categorías normales, romperlas y, al hacerlo, devolver a los ojos y la mente el ingenio y la frescura” Jean Dubuffet

Convencionalmente, uno de los efectos de la escuela moderna ha sido la normalización de los individuos mediante prácticas de subjetivación. Estas prácticas definen normas de comportamiento moral y acciones orientadas por la obediencia y por una forma homogénea de mirar y conocer el mundo.

Esta dimensión estética de la escuela (2007), que configura maneras específicas de sentir, mirar y vivir la realidad, plantea un papel ambiguo desde el arte. El arte es tanto una línea de fuga divergente de la norma y del universo “unidimensional” (1993), al tiempo que atrapa el acatamiento de la norma en el canon estético transmitido, en el espacio y en el tiempo de fuga.

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s