Explorando las películas del director Fatih Akin

Pertenencia e identidad en la Alemania multicultural contemporánea, Jan Topolski analiza las películas del director Fatih Akin.

‘Mi sentido de hogar se ha expandido. A medida que las placas tectónicas se acercan, también Turquía y Alemania crecieron juntas para mí’ Fatih Akin

Getürkt es el título de uno de los primeros cortometrajes de Fatih Akin (nacido en 1974) que tiene un profundo significado. ‘Getürkt’ es un neologismo alemán, que puede traducirse como el proceso de hacer algo más turco o volverlo turco.

La palabra se puede aplicar al propio director, que a menudo se ve como un ejemplo típico de un artista inmigrante que combina las tradiciones de ambos países. Sin embargo, esto no es del todo cierto y el propio Akin odia que lo llamen ‘turco-alemán’; en cambio, preferiría que lo llamaran ‘el Martin Scorsese de Alemania’. El director dice que se identifica más con la ciudad de Hamburgo que con todo el país.

Sus padres llegaron a Alemania en la década de 1960 junto con muchos otros ‘trabajadores invitados’; Akin hizo un documental sobre esto titulado Thinking about Germany: We Forgot to Go Back (2003). El destino de la generación anterior también se refleja en el largometraje Solino (2002), que, a diferencia de otras películas de Akin, no se basa en su guión. El protagonista, Romano Amato, abre un restaurante italiano en la región del Ruhr y se enfrenta a obstáculos y malentendidos provocados por las diferencias culturales. Se pueden rastrear elementos similares en la comedia dramática Soul Kitchen, donde dos hermanos griegos, Zinos e Illias, dirigen un bistró posindustrial en los muelles de Hamburgo.

Sorprendentemente, estas películas giran en torno no solo a la relación germano-turca, sino también a los estereotipos relacionados con las diferencias entre el norte y el sur de Alemania.

En una de las escenas más divertidas de esta última película, una rigurosa inspectora de hacienda llega a cobrar las deudas del propietario; por suerte, el protagonista encuentra algo de dinero. Sucede que hay una fiesta de despedida en Soul Kitchen durante la cual el chef sirve postres con un afrodisíaco para poner a todos de «buen humor». Se produce una orgía y el inspector de Hacienda alemán se une; en este punto, todas las distinciones nacionales y roles oficiales parecen desaparecer.

Las películas mencionadas anteriormente presentan elementos cómicos, pero se enfrentan a graves errores de juicio y estigmatización, lo que es aún más claro en los títulos más conocidos de Akin que le trajeron reconocimiento y premios internacionales, como Head-on (2004, Oso de Oro en Berlín), The Edge of Heaven (2007, Mejor Guión en Cannes) e In the Fade (2017, Globo de Oro). El director utiliza estereotipos turco-alemanes solo para mostrar cuán superficiales son y cómo no logran describir la realidad que cambia tan dinámicamente. Como dijo en una entrevista hace algunos años:

Hay muy poca identificación (en los inmigrantes turcos) con la propia Alemania, aunque esto también está cambiando. No es constructivo que una persona no se vea a sí misma como parte del país en el que nació y creció y, en cambio, crea que su país está en otro lugar. Esto es crear ilusiones. Y las ilusiones no son algo a lo que realmente te puedas aferrar. Creo que mucho de esto se debe al hecho de que muchos turcos todavía no se sienten bienvenidos en Alemania. Se sienten ciudadanos de segunda clase (…) Incluso muchos turcos de segunda y tercera generación se sienten así. Aunque está mejorando. Se identifican cada vez más con Alemania. Pero aún así es muy poco. Muchos todavía están atados a esta idea inamovible de Turquía y de lo turco, sin darse cuenta de que Turquía misma se está moviendo”.

Una niña llamada Sibel y Cahit, mucho mayor, se conocen en un hospital después de que ambos intentan suicidarse. Ella lucha por independizarse y lo convence de que se case con ella, porque el matrimonio arreglado es la única forma de alejarse de su familia conservadora. Al principio viven separados, tienen sexo con otras personas y festejan como locos, con el tiempo, sin embargo, comienza a desarrollarse una relación entre ellos. Sibel y Cahit parecen ser forasteros, tanto para la sociedad alemana (él gana dinero recogiendo botellas vacías de los bares) como para la comunidad turca (ella acaba siendo desheredada por sus padres). La última parte de Head-on (Contra la pared) transcurre en Estambul, donde la chica va al encuentro de su destino con su marido siguiéndola – volver a las raíces es típico en las películas de Akin, que a menudo adopta la convención de la road movie.

El tema de estar en el camino vuelve en Crossing the bridge: The Sound of Istanbul (2005), un documental sobre la escena musical de la ciudad narrado por Alexander Hacke de Einstürzende Neubaten, un alemán entre los turcos. Es el caso también de In July (2000), donde un viaje a Oriente es la oportunidad para que una joven pareja se reencuentre y se olvide de las convenciones occidentales.

De hecho, la película supuso un soplo de aire fresco en la carrera del director, que se asocia con películas mucho más oscuras como su aclamado debut Short Sharp Shock (1998), a menudo comparado con Taxi Driver de Scorsese. La película cuenta la historia de tres inmigrantes, un griego, un serbio y un turco, que viven en el amado distrito de Altona de Akin en Hamburgo. Según los estereotipos que solían prevalecer en Alemania, los personajes deberían ser miembros de una pandilla. La trama también incluye un tema común de un ladrón liberado de prisión que quiere dejar atrás su pasado y volver a Turquía con una pizarra limpia.

The Edge of Heaven tiene un guión mucho más complicado con seis personajes principales cuyas historias se intercalan magistralmente.

La trama gira en torno a tres relaciones entre padres e hijos. Nejat, nacido en Hamburgo, es hijo de ‘Gasterbeiter’ Ali, quien en sus últimos años se enamoró de una prostituta, Yeter. Su hija, Ayten, tiene que huir de Turquía porque es una activista radical. Viaja a Alemania donde conoce a Lotte, una estudiante aventurera cuya madre, Susanne, solía ser de mente abierta, pero luego adoptó una mentalidad pequeñoburguesa. La relación lésbica entre una refugiada política turca y una adolescente alemana privilegiada sirve como vehículo narrativo que refleja los problemas del prejuicio y el estatus social. Akin, sin embargo, lleva estos clichés al límite y The Edge of Heaven se convierte en otra road movie cuando casi todos los personajes emprenden un viaje a Estambul, allí es donde deben enfrentar el dolor tras la pérdida de sus familiares o amigos y tratar de superar las limitaciones personales.

La cultura y la música juegan un papel importante en este cambio entre Oriente y Occidente, entre Turquía y Alemania. Un estudioso del cine llama especialmente la atención sobre la siguiente escena:

“Centrándonos en The Edge of Heaven, podemos tomar a Nejat como un ejemplo perfecto de la convivencia entre la cultura alemana y la turca, como se representa varias veces a lo largo de la película. Por ejemplo, la elección de Nejat de comprar una librería alemana en Turquía es un claro resultado de su doble identidad que no se puede separar. De hecho, el dueño de la librería no duda en expresar su sorpresa afirmando: ‘Un profesor turco de alemán de Alemania acaba en una librería alemana en Turquía’ Además, la canción que suena en la librería refuerza el significado de esta escena. De hecho, como señala Silvery, «la música de Bach se escucha en un arreglo de banjo que presenta al compositor como un contribuyente alemán al mundo». Por lo tanto, la elección de la banda sonora de Akin crea una fusión entre el compositor alemán y la música tradicional turca, subrayando la hibridez no solo del personaje sino también del propio director de la película.’

Sin embargo, hay muchos más casos de esto más allá del ejemplo mencionado anteriormente.

En otra escena, Nejat se detiene en una gasolinera y no reconoce al popular cantante Kazim Koyuncu que sonaba en la radio. El dueño de la estación se sorprende e inmediatamente se da cuenta de que su cliente se fue del país hace mucho tiempo (nosotros también tenemos esta impresión). El final de The Edge of Heaven sugiere que no puedes olvidar tus raíces: no hay otra opción que reconocerlas o resolver los problemas que causan.

Pasados ​​difíciles también son el tema de las dos últimas películas de Akin: The Cut (2014) dedicada al Genocidio Armenio e In the Fade (2017) sobre una nueva ola de terrorismo. En este último, una mujer alemana llamada Katya pierde a su hijo y marido kurdo -intérprete y abogado llamado Nuri- en un atentado con bomba en Berlín. La policía inicialmente sospecha que el ataque está relacionado con su actividad anterior como narcotraficante o disidente político e ignora las protestas de la viuda. Por supuesto, Nuri había sido condenado a prisión una vez antes y formaba parte de una doble minoría: los kurdos han sido perseguidos en Turquía durante décadas.

Sin embargo, los verdaderos autores del atentado con bomba fueron en realidad dos nacionalistas alemanes, que consideraron a Nuri como el blanco perfecto porque brindaba asistencia legal y de interpretación a otros inmigrantes. La película de Akin no es un thriller y no se centra en el crimen y el misterio, sino en el largo y difícil juicio por el que atraviesa Katja: sus experiencias traumáticas y el deseo de venganza. Una vez más, dos elementos entran en conflicto: la ley de un estado democrático y la necesidad más primaria de infligir castigo: una vida por una vida. ¿Estaría Katja lo suficientemente desesperada como para llevar ante la justicia a los asesinos de su familia? ¿Y a que precio?

En sus películas, Fatih Akin nos confronta con preguntas vitales en la sociedad multicultural contemporánea, que cambia constantemente y da la bienvenida a nuevos miembros. Propone un nuevo sentido de pertenencia e identidad, más local que nacional, que es evidente en las tiernas imágenes de los muelles de Hamburgo o las çayhanes (casas de té) de Estambul que presenta en sus obras.

En Soul Kitchen, hay una figura recurrente de un pescador gruñón, que alquila el mismo hangar que Zinos; al principio, lo vemos bebiendo gratis y quejándose en voz alta, pero luego se levanta para luchar codo con codo con el dueño. Otra escena recurrente en The Edge of Heaven es cuando Nejat, Ayten o Susanne se detienen para saludar a los viejos jugadores de backgammon. Esa es la relación entre el lugar y la gente que debemos fomentar – parece sugerir Akin – sin importar quiénes sean las personas o de dónde sean.

Faith Akin

Texto recuperado de Europeana publicado originalmente el 26 de enero de 2022 por  Jan Topolski 

Traducido por YVR

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s